¡Un milagro en treinta días… seis veces!

Dios mediante, dentro de poco menos de un mes, dejaré de ser Maestro de Novicios, y entre las muchas gracias que el Señor me ha otorgado con este oficio, una no menor, es haber tenido el privilegio de predicar seis veces Ejercicios Espirituales de un mes –terminé los últimos hace escasos días.

06 EE 2014Se trata de los Ejercicios Espirituales llamados “típicos” y que San Ignacio recomendaba no darlos a cualquiera (para no perder el tiempo). De hecho, dejó escrito que son raros los hombres –raris hominibus– a quienes se les pueden dar los Ejercicios enteros. Y esto, como veremos, porque las exigencias no son pocas, porque no es fácil que alguien tenga un mes completo disponible para algo así pero, sobre todo, porque hace falta que sea una persona que tenga “grande ánimo y liberalidad con su Criador y Señor, ofreciéndole todo su querer y libertad” [5][1], que “en todo lo possible desea aprovechar” [20], que si se ve inclinado a alguna cosa sin saber si es la voluntad del creador, pida “a Dios nuestro Señor el contrario” [16] … y podríamos seguir…

Nuestras Constituciones indican que debemos hacer estos Ejercicios “hacia el término del noviciado” y luego, en la medida de las posibilidades, cada diez años. En estas seis tandas, los han hecho en nuestra Provincia[2] –ya que también se predican en otros lugares– unos 120 novicios, 30 sacerdotes y 6 laicos.

Es una gracia poder dar estos ejercicios porque, por un lado, se llegan a conocer más a fondo los mismos Ejercicios –con el bien espiritual que esto conlleva– y, por otro, por el gran bien que se puede hacer a las almas que los reciben. Haciendo las aclaraciones del caso pueden aplicarse al predicador de Ejercicios estas palabras:

“Agrada más a Dios y le glorifica más el predicador o maestro espiritual que convierte a un solo pecador llevándolo hasta la perfección cristiana, que el que convierte a muchos, pero dejándolos tibios e imperfectos” Royo Marín, Teología de la Perfección Cristiana, n. 362.

Algo más que podría agregar, incluyendo y entrelazando lo nombrado, es poder percibir de cerca que los Ejercicios son realmente una “máquina de convertir”[3] o, quizás mejor, “una máquina de hacer santos”.

¿Cómo logran esto? Sin duda que la genialidad de San Ignacio es única en la historia; hablando del libro de los Ejercicios, lo expresaba hermosamente el P. Castellani:

“Este cuaderno contiene las experiencias ascéticas de un soldado del Renacimiento, y su elaboración por él mismo, de un método y un training (entrenamiento) aplicable a todos. ¿Se ha reflexionado lo suficiente sobre la enorme paradoja que tal hecho involucra? El hecho es éste: una experiencia religiosa concreta, una conversión, ha sido como desindividualizada y arquetipada, sin convertirse por eso ni en un rígido esqueleto ni en un fantasma abstracto.

Pienso que si los E.E. no existieran, parecerían imposibles. Si antes de San Ignacio hubiéramos presentado el proyecto a los teólogos y a los filósofos, se hubieran reído, o tal vez enojado –según el humor. Algunos los hubieran declarado imposibles: utópicos. Otros, los hubiesen tenido por heréticos: pelagianos. O se hubieran escandalizado ante la sola idea…”. La Catharsis en los Ejercicios Espirituales, p. 15.

Basta un poco de objetividad o haber hecho una sola vez los Ejercicios, para aplicarle las palabras que los hechiceros usaron al hablar al Faraón sobre los prodigios hechos por Moisés: Dígitus Dei est hic (el dedo de Dios está aquí) (Ex 8,15).

San Ignacio mismo, en su Autobiografía, hablando en general de las grandes consolaciones e ilustraciones sobrenaturales tenidas en Manresa, donde escribió y experimentó lo sustancial de los Ejercicios, refiere que “en este tiempo le trataba Dios de la misma manera que trata un maestro de escuela a un niño, enseñándole…, y siempre ha juzgado que Dios le trataba desta manera; antes si dudase en esto, pensaría ofender a su divina majestad”[4].

Pero más allá del método Ignaciano, o para decirlo mejor, como parte integrante del mismo, utilizan los Ejercicios lo que la espiritualidad de todos los tiempos ha llamado “las dos alas de la santidad”, que son la penitencia y la oración. Los Ejercicios conllevan como fin propio el “vencerse a sí mismo” [21], y, como pasa con todo en esta santa gimnasia ignaciana, el ejercitante no solo lo aprende de manera intelectual, sino que de hecho lo ejercita durante el mes de retiro: un mes sin hablar (salvo con el predicador), sin comunicación con el exterior, rezando mucho –que por momentos, como veremos, puede tener cierto cariz mortificante–, el ayuno y algunas otras penitencias, son el modo de vivir aquello que el Señor mandó con diáfana claridad: Si no hacéis penitencia, todos igualmente pereceréis (Lc, 13, 5).

Esta penitencia es principalmente interior y consiste en “dolerse de sus pecados con firme propósito de no cometer aquéllos ni otros algunos” [82]. La penitencia exterior, la más sonora –la que nombramos– es fruto de la primera y está casi escrupulosamente regulada por el Santo de Loyola en orden a conseguir el fin principalísimo de los Ejercicios que es: “buscar y hallar la voluntad divina” [1], o sea “ordenar su vida” [21].

“Vencerse a sí mismo” para ordenar su vida”, es todo lo que procuran de una y mil maneras los santos Ejercicios. Y el principal obstáculo que encontrará este “soldado cojo y calvo”[5] para llegar a tal fin, serán las “afecciones desordenadas” [1]. Imposible en estas breves líneas explicar a fondo de qué se tratan (lo haremos en las lecturas recomendadas), pero baste decir que por afecciones desordenadas se entiende cualquier querer, sea o no pecaminoso, que es mío sin ser también de Dios, es decir, un querer que no posee el orden que la sabiduría divina da a todas las cosas.

El vencerse se da sobre todo por la penitencia, como dijimos; esto ya nos llevará a quitar algunas afecciones desordenadas… y por tanto, a preparar el terreno para ordenar la vida a Dios. Pero la actividad en la cual propiamente San Ignacio llamaba Ejercicio, lo sustancial, lo determinante, el momento crucial, la batalla decisiva –con uno mismo y con Dios– en la cual se da tanto el vencimiento como la penitencia, se descubre y neutralizan las afecciones desordenadas y se ordena la vida a Dios, es la oración. Será por eso que San Ignacio nos hace dedicar a esto “algunas horas”…

Pide el Santo que el ejercitante se sumerja en el trato con Dios cinco veces al día durante una hora, y enfáticamente aconseja: “procure siempre que el ánimo quede harto en pensar que ha estado una entera hora en el exercicio, y antes más que menos. Porque el enemigo no poco suele procurar de hacer acortar la hora de la tal contemplación, meditación u oración” [12].

Al terminar cada una de estas cinco horas, pide el santo que se hagan quince minutos de examen de la misma oración, lo cual también es oración… [77]. Manda también que se haga el examen particular –seguimos rezando… tres veces al día, y el examen general por lo menos una vez, por la noche. De la inteligencia de los Ejercicios, algunos grandes comentaristas opinan que conviene prepararse para la oración, lo cual concretizan en quince minutos anteriores a la hora fijada; en este tiempo de precalentamiento, también se está rezando.

Si a esto le sumamos la Santa Misa con su posterior acción de gracias, el rezo del Oficio Divino y el Santo Rosario, estamos hablando de 9 hrs. de oración diarias… y si multiplicamos esto por treinta días, dejando de lado algunas horas que son opcionales y un par de días (y medios-días) que son de recreación, rondamos por las 250 hrs. dedicadas pura y exclusivamente a rezar… o sea más de diez días completos… ¿puede no haber fruto así?…

¿Y qué hace el resto del tiempo el ejercitante? Algunos momentos dedica a llevar a cabo lo necesario como para que, al terminar los treinta días, el alma gozosa no se decida a separarse del cuerpo que, quizás menos pesado, la sigue atando a esta tierra… Poco más de 2 hrs. diarias recibe, por parte del predicador, explicaciones sobre el ejercicio y materia para meditar y contemplar. ¿Y lo demás? Piensa, medita y reflexiona…

Al acostarse piensa “a la hora que me tengo de levantar y a qué, resumiendo el exercicio que tengo de hacer” [73]; al levantarse, “no dando lugar a unos pensamientos ni a otros” [74] y, así también durante los ratos libres… piensa sobre el fin para el que fue creado [23], en sus pecados, en su muerte que algún día irreversiblemente llegará, en las postrimerías correspondientes: juicio, cielo o infierno; analiza una y otra vez consolaciones (donde Dios le habla) y desolaciones (donde se entromete el enemigo), etc. pero, por sobre todas las cosas, piensa, reflexiona y medita en la vida de Nuestro Señor Jesucristo “para que más le ame y le siga” [104].

¿Parece mucho esto? No se trata más que de cumplir lo que Nuestro Señor nos dijo, primero directamente: es necesario orar siempre y no desfallecer (Lc 18,1); estad en vela, orando en todo tiempo para que tengáis fuerza (21,36); Velad y orad (Mt 26,41); y luego por los Apóstoles: Aplicaos asiduamente a la oración (Rm 12,12), perseverad constantemente en la oración (Col 3,2), noche y día (1Tes 3,10).

Esto se está haciendo un poco largo y temo cansarlos; así que termino exhortándolos lo más vivamente que me salga a que hagan Ejercicios Espirituales: si es en retiro, mejor, y mientas más días puedan “mayor y mejor” [83][6]. Si no pueden retirarse, por Internet también hay frutos, ¡y no pocos! El deseo de santidad y de ser generosos con Dios puede suplir muchas cosas.

He podido constatar, en estos seis años, el “milagro” de la santificación de muchos ejercitantes, y como parte de esto, la alegría silenciosa que tienen durante los Ejercicios y, luego de ellos, muy sonora… (al menos en el caso de los novicios). Los sacerdotes/misioneros, a esa alegría se le suma cierta “santa pena” porque a veces son más de 10 los años del último que han hecho; y en otros –entre los que me incluyo– esa alegría se trasforma en deseos de poder realizarlos… (y ya les voy pidiendo oraciones para el próximo enero…)

Termino, ahora sí, con las palabras del Beato Juan Pablo II:

“La escuela de los Ejercicios Espirituales sea siempre un remedio eficaz para el mal del hombre moderno arrastrado por el torbellino de las vicisitudes humanas a vivir fuera de sí, excesivamente absorbido por las cosas exteriores; sea fragua de hombres nuevos, de cristianos auténticos, de apóstoles comprometidos. Es el deseo que confío a la intercesión de la Virgen, la contemplativa por excelencia, la maestra sabia de los ejercicios espirituales”[7].

 


[1] Todos los número entre [ ] corresponden al libro de los Ejercicios Espirituales.

[2] Provincia “Nuestra Señora de Luján” que abarca Argentina, Chile, Bolivia y Paraguay.

[3] Leonardo Castellani, La Catharsis en los Ejercicios Espirituales, p. 15. Cita con esta frase al hermano Pedroche en su protesta a la Inquisición de Toledo.

[4] Autobiografía n.27; MHSI Fontes narr. I p.400.

[5] Son palabras del P. Castellani a su santo fundador… de lo contrario no me atrevería a escribirlas…

[6] A mediados del siglo pasado se predicaban muchas tandas de Ejercicios Espirituales en España y sin embargo no se percibía mucho cambio en la sociedad… el P. Casanovas, gran comentador de los Ejercicios y muerto por los comunistas, afirmaba que según su opinión, el “problema” radicaba en que no se predicaban los Ejercicios “típicos”, es decir, de 30 días.

[7] Juan Pablo II – ANGELUS del 16/12/1979 con ocasión del 50 aniversario de la Encíclica Mens Nostra de Pio XI

——————–

Más textos sobre el tema:

– Algo que escribí hace ya 10 años (parece mentira!) para invitar a hacer Ejercicios Espirituales, que terminó siendo luego un artículo de nuestra revista Diálogo: Por qué hacer Ejercicios Espirituales… (Descargar AQUÍ)

– Lo que mencionaba arriba sobre las Afecciones Desordenadas. Es un texto un tanto “denso”, quizás mejor para quien esté haciendo Ejercicios. (Descargar AQUÍ)

– Un hermoso escrito del entonces novicio Bernardo Ibarra, al concluir su mes de Ejercicios: Tengo sed. (Descargar AQUÍ)

– Homilía del P. Leonardo Castellani del 31 de julio de 1966 sobre San Ignacio: (Descargar AQUÍ)

– Excelente comentario, referido a la oración, de SS. Benedicto XVI a la lucha misteriosa de Jacob con Dios, Dios vence… (Descargar AQUÍ)

– Un artículo -de unos años atrás- del P. Alberto Giampieri S. J. sobre El pensamiento de los Papas sobre los Ejercicios Espirituales… (Descargar AQUÍ)

Ver todas las lecturas recomendadas, AQUÍ.

113 comentarios:

  1. Hola padre Gustavo, me escape unos días de viaje de vacaciones así q tuve que abandonar los ejercicios, y hasta ahora no los podía retomar. Anduve por Mendoza con mi flia, que hermosa provincia, me acorde de uds pero no podía ir a visitarlos.
    Leer sus comentarios me dio muchísimas ganas de volver a los ejercicios, que ojala alguna vez lo pueda hacer con ustedes, seguramente sera bien distinto a este que lo estoy haciendo por internet, lo cotidiano de la vida no me permite retirarme convenientemente, de todos modos lo quiero hacer, es mucho mas que nada…
    Hasta pronto, Dios me lo siga bendiciendo!

  2. Muchas gracias P. Gustavo por su nuevo post, me ha llevado a reflexionar seriamente en la vida cristiana, en el llamado “universal” a la santidad y a encendido, nuevamente, en mi corazón, el deseo de hacer unos “buenos” Ejercicios Espirituales, aunque sea ¡ya es una gran cosa!, on line, con: “grande ánimo y liberalidad con su Criador y Señor, ofreciéndole todo su querer y libertad” [5][1], que “en todo lo possible desea aprovechar” [20]

    Dios lo bendiga por todo el apostolado que, con gran sacrficio y entrega hace. Cuente con mis oraciones por esos Ejercicios de mes que espera y por su nuevo destino.

  3. P. Gustavo Lombardo, IVE

    Silvia, en esas ganas anda el Espíritu Santo “revoloteando” (aprovéchelas!). Compromento mis oraciones porque pueda continuarlos por Internet y después, mejor todavía, pueda hacerlos de manera presencial. Que disfrute sus vacaciones!

  4. P. Gustavo Lombardo, IVE

    María Aída: con esas disposiciones seguramente aprovechará, y no poco (rezo por eso!). Muchas gracias por sus oraciones (no me voy muy lejos… me quedo en el mismo lugar pero cambio de oficio). Y sí, que Dios “nos” bendiga para poder seguir; digo “nos” porque por supuesto que en estos apostolados hay mucha gente detrás.

  5. Hola Padre Lombardo, Gracias por sus escritos que junto con los de San Ignacion nos animan en el Camino a Dios (Con la perfección), solo pienso. ¿habrá la posibilidad de traer los EE a esta tierra que lleva el nombre de nuestro Señor? EL SALVADOR. en CA

  6. P. Gustavo Lombardo, IVE

    Horacio, qué bueno que sienta el llamado de Dios a la santidad! A no desistir hasta llegar a la meta! En cuanto a su pregunta, no creo que sea imposible… por lo pronto hay que rezar para que Dios vaya abriendo puertas y mostrando el camino. Colaboro con eso!

  7. continuare orando y siguiendole. gracias

  8. Buenas tardes Padre Lombardo,si es la voluntad de Dios mi esposo este año va a participar de los EE en Lima, Perú. Es una historia larga de contar, pero el año pasado después 20 años se volvió a confesar y también retorno a mi hogar del cual se alejo hace 10 años, fue un milagro de Corazón de Jesús, y aunque el cambio ha sido total y de eso doy infinitas gracias a Dios, él participa en la misa dominical, vamos al santísimo los jueves y se confiesa con regularidad, aún no se si este preparado para los Ejercicios o estaré equivocada.
    P.D. Tengo una hija en el Noviciado de Perú, eso también fue parte del milagro.

  9. Hola Padre Lombardo. Que gran valor tienen los ejercicios Ignacianos, estoy con un gran deseo de poder prontamente realizarlos, aunque no sean por un mes, serán de mucho provecho. Para comunicarme con usted via e-mail como podria hacer estimado Padre? Quisiera realizarle algunas consultas sobre un tema que muy seguramente podra ayudarme, un cordial saludo!

  10. ¿Quién será ahora el maestro de novicios? ¿y a dónde le destinaron a Ud?

  11. Gaby Zuazo Mantlla

    Padre Gustavo, gracias por guiarnos en los ejercicios espirituales realmente son profundos y necesarios para toda persona. He de reconocer que en el camino uno debe tener constancia y seguir perseverando, cosa que a veces no resulta muy fácil, pero aunque tengamos épocas de sequedad debemos de seguir adelante.
    Asimismo el material de apoyo que nos envía, es fabuloso y nos ayuda mucho para complementar nuestros ejercicios y la vida cotidiana. Hay un libro que aún no lo puedo conseguir y quizás usted lo tenga en su biblioteca y lo pueda compartir “En las manos del Padre” del autor P. José Kentenich,
    Padre, bendiciones y que el Señor lo acompañe en su camino, cuente con mis oraciones.
    Gaby Zuazo

  12. P.Gustavo
    Hola! Lo primero es agradecer por esta pág. La primera vez que pude realizar los E.E fue en el 2010, después de 40 años ( me eduque en un colegio en el cual todos los años teníamos 15 días de E.E ), fue por Internet,me resultaron muy provechosos, aunque estaba en mi casa. Cada vez que los realizo algo nuevo aprendo, Dios me habla y siento su amor.
    Lo que puedo aconsejar a otras personas es que no escatimen esfuerzo para darse unos días a Dios, es un regalo para el alma y para uno. Si se hacen por internet, lo mejor es ser constante.
    Grs Padre y rezo por Ud.
    mirta

  13. P. Gustavo Lombardo, IVE

    Será el P. Gonzalo Gelonch y yo me quedo por las tierras chilenas como párroco y colaborando con el Noviciado.

  14. María del Carmen

    P. Gustavo.
    Buenas Noches. Agradezco por la bendición en el 2009 por primera vez los Ejeciicos espirituales y ahora con su blog, siembra el evangelio en el corazón y el alma. El Creador del Universo continue iluminando cada paso en su misión sacerdotal y continue concediendo el don de la sabiduria, para continuar iluminando el camino de los fieles en presencia física o vía internet, Dios le bendiga por siempre y nuestra madre santisima lo cubra con su manto todos los dias de su vida. mi gratitud hasta la eternidad.

  15. Pingback: Al desierto… - El Verbo era la Luz (Jn 1, 9)

  16. Pingback: FIFA coins

  17. Pingback: earn fut 16 coins

  18. Pingback: fut16coin

  19. Pingback: fut16coin

  20. Pingback: fifa 16 coins

  21. Pingback: FIFA 16 coins

  22. Pingback: fut16coin FIFA 16 coins

  23. Pingback: earn fifa 16 coins

  24. Pingback: fut16coin.com

  25. Pingback: fut16coin

  26. Pingback: FUT 16 Coins

  27. Pingback: fut16coin FIFA 16 coins

  28. Pingback: fut16coin

  29. Pingback: FUT16COIN

  30. Pingback: Fut16coin

  31. Pingback: FIFA 16 Ultimate Team coins

  32. Pingback: FIFA 16 coins

  33. Pingback: FIFA 16 coins

  34. Pingback: buy fifa 16 coins

  35. Pingback: fut16coin

  36. Pingback: FIFA 16 coins

  37. Pingback: buy fifa 16 coins

  38. Pingback: FIFA 16 coins

  39. Pingback: FIFA coins

  40. Pingback: sale FIFA 16 Coins

  41. Pingback: buy FIFA 16 coins

  42. Pingback: buy FIFA 16 coins

  43. Pingback: FIFA 16 Ultimate Team coins

  44. Pingback: fut16coin.com

  45. Pingback: cheapest fifa 16 coins

  46. Pingback: FIFA coins

  47. Pingback: fut16coin

  48. Pingback: buy FIFA 16 coins

  49. Pingback: FIFA 16 News

  50. Pingback: FIFA 16 coins

  51. Pingback: fut16coin FIFA 16 coins

  52. Pingback: fifa 16 news

  53. Pingback: FIFA 16 News

  54. Pingback: fut16coin.com

  55. Pingback: FIFA 16 Coins

  56. Pingback: FUT 16 Coins

  57. Pingback: FUT 16 Coins

  58. Pingback: FIFA coins

  59. Pingback: FIFA 16 coins

  60. Pingback: fut16coin.com

  61. Pingback: fut16coin FIFA 16 coins

  62. Pingback: buy FIFA 16 coins

  63. Pingback: get free fifa 16 coins

  64. Pingback: pay4you

  65. Pingback: FUT 16 coins

  66. Pingback: FIFA 16 news

  67. Pingback: FIFA 16 coins

  68. Pingback: Fifa 16 coins XBOX one

  69. Pingback: FIFA 16 Coins Store

  70. Pingback: FIFA 16 coins

  71. Pingback: Fifa 16 coins

  72. Pingback: cheap Fifa 16 coins

  73. Pingback: fut16coin.com

  74. Pingback: cheap FIFA 16 coins

  75. Pingback: FIFA 16 News

  76. Pingback: Fut16coin

  77. Pingback: fut16coin.com

  78. Pingback: buy FIFA 16 coins

  79. Pingback: earn FIFA 16 coins

  80. Pingback: FIFA coins

  81. Pingback: FIFA 16 COINS

  82. Pingback: fut16coin.com

  83. Pingback: FUT16COIN.com

  84. Pingback: FIFA 16 Coins

  85. Pingback: Fut16coin

  86. Pingback: FUT16COIN.com

  87. Pingback: FUT 16 coins

  88. Pingback: FIFA 16 Coins

  89. Pingback: fut16coin.com

  90. Pingback: FIFA Ultimate Team coins

  91. Pingback: Fifa coins

  92. Pingback: FIFA 16 COINS

  93. Pingback: FIFA 16 Coins

  94. Pingback: fut16coin

  95. Pingback: FIFA 16 coins

  96. Pingback: earn fifa 16 coins

  97. Pingback: buy FIFA 16 coins

  98. Pingback: FIFA 16 coins

  99. Pingback: FIFA 16 coins

  100. Pingback: fut16coin.com

  101. Pingback: FIFA 16 online

  102. Pingback: Fifa 16 coins

  103. Pingback: FIFA 16 coins

  104. Pingback: FIFA 16 coins

  105. Pingback: Fifa 16 coins

  106. Pingback: Fifa 16 coins

  107. Pingback: FIFA 16 Coins

  108. Pingback: fut 16 coins

  109. Pingback: jag

  110. Pingback: Fifa coins

  111. Pingback: FIFA 16 Coins

  112. Pingback: FIFA16Mall FIFA 16 Coins

  113. Pingback: FIFA 16 Closed Beta

Deja un comentario