Nunca tan Madre como en Caná

La Santísima Virgen, al engendrar en su seno virginal al Hijo de Dios, cabeza de la Iglesia, también concibió, en el mismo momento, al resto del Cuerpo Místico que somos todos los bautizados, hijos de Dios e hijos de María, y en ambos casos “hijos en el Hijo”. Si bien, entonces, María es nuestra Madre desde la Encarnación, no hay pasaje en el Evangelio donde quede esto mejor reflejado que en la Cruz, donde el Señor lo hace manifiesto con aquel he ahí a tu hijo… he ahí a tu madre (Jn 19,27). De todos modos, en el pasaje que …

Leer más…

Los reyes magos y su sabiduría

Celebra hoy la Iglesia en muchos lugares la Solemnidad de la Epifanía del Señor, más conocida como el día de los “Reyes Magos”. Se recuerda aquel encuentro con el Niño Dios de esos embajadores de oriente que, representando a los pueblos paganos, fueron a adorar al Señor; de aquí que “Epifanía” signifique “Manifestación”: el Misterio escondido desde siglos y generaciones ha sido manifestado ahora a sus  santos, dirá San Pablo (Col.1,26). Según algunos autores, en el contexto histórico de los Evangelios, la palabra “mago” significaría “sabio”, y ésta, en ese tiempo, tenía un sentido integral y designaba a los hombres …

Leer más…

¡Madre de Dios y madre nuestra!

Nos suena familiar decir que María es “madre de Dios” y, aunque no deja de ser muy bueno, quizás justamente por esa familiaridad, no llegamos a reparar todo lo que este título lleva consigo. Sabemos, sí, qué significa ser madre –más aun las que lo son–, pero nos sobrepasa, abundantemente, saber qué estamos significando cuando decimos “Dios”. Santo Tomás dirá: “en esta vida tanto más perfectamente conocemos a Dios, cuanto mejor entendemos que sobrepasa toda capacidad intelectual”[1]. El P. José María Cabodevilla, prolífico escritor y devoto de María, expresaba esta verdad con palabras que destilan su amor filial: “Decimos madre …

Leer más…